ALEGRÍA A LOS NIÑOS DEL DISTRITO DE DONOSO EN LA PRIMERA FIESTA NAVIDEÑA DE RESPONSABILIDAD SOCIAL INSTITUCIONAL DE LA AMP

En apego a la misión del programa de responsabilidad social institucional impulsado por la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), y en conjunto con la Alcaldía de Donoso,  la entidad desarrolló su primera fiesta de navidad en el corregimiento de Miguel De La Borda, distrito de Donoso.

Bajo el eslogan “Quiero tu sonrisa en Navidad”,  más de 700 niños de escasos recursos de las comunidades de: Rio Indio, El Guásimo, Gobea, Coclé del  Norte, San José del General y Miguel de La Borda, en la Costa Abajo de Colón, recibieron un soplo de  esperanza y alegría, gracias al trabajo y esfuerzo altruista del equipo humano de la AMP y a las donaciones realizadas por parte de empresas privadas vinculadas al sector marítimo. 

La Sub Directora de Relaciones Públicas, Miriam Rodríguez,  afirmó que “es un motivo de alegría para todo el equipo de trabajo de la AMP, poder trasladarse hacia estas comunidades costeras que tanto necesitan de nuestro apoyo y devolverles lo que nos dan con el mar; que prácticamente es de ellos”.

Rodríguez avanzó que, “más allá de estas actividades de ilusión, las actuaciones de la institución van encaminadas en llevar soluciones específicas a largo plazo, como es la construcción y remodelación de algunos muelles y atracaderos de vital importancia para el desarrollo de las personas que viven en estas áreas tan apartadas de la población”.

El espíritu de la solidaridad se palpó en una jornada mágica, donde la brisa navideña llegó a Donoso y pintó de blanca navidad las calles de esta comunidad. 

A medida que transcurría el festejo, al son de los cánticos de villancicos y de las melodías interpretadas por una banda independiente de Colón, los niños mostraban en su cara la dicha que representaba para ellos recibir en estas fechas tales muestras de cariño. La entrega de juguetes y una gran fiesta donde no faltaron los pintacaritas y brinca brinca; al igual que las golosinas y máquinas de popcorn y algodón de azúcar, endulzaron las sonrisas de los más pequeños.