PANAMÁ AVANZA HACIA EL PROCESO DE RATIFICACIÓN DEL CONVENIO INTERNACIONAL PARA EL CONTROL Y GESTIÓN DEL AGUA DE LASTRE Y SEDIMENTOS DE LOS BUQUES, 2004

26 de enero de 2016

En miras a la ratificación del Convenio Internacional para el Control y Gestión del Agua de Lastre y Sedimentos de los Buques, 2004 (BWM, por sus siglas en inglés), la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), llevó a cabo un importante seminario dirigido a su personal técnico, con el objetivo que se familiaricen con los términos e implicaciones que lleva este importante convenio.

El Director de los Servicios Técnicos de Seguridad Marítima y Seguridad de Transporte de Canadá, Chris Wiley, quien además fungió como Presidente del Grupo de Examen del Convenio sobre la Gestión del Agua de Lastre 2004, del Comité de Protección del Medio Marino (MEPC, por sus siglas en inglés) de la Organización Marítima Internacional  (OMI), fue el encargado de dictar el seminario.

En el seminario, se presentó una perspectiva general sobre el problema de aguas de lastre, además de identificar los instrumentos legales internacionales, las directrices y los aspectos relativos a las acciones del Estado de Abanderamiento, Estado Rector del Puerto y Estado Ribereño, los Sistemas de Tratamiento de Aguas de Laste y los planes de gestión que ya han sido aprobados; las Implicaciones de la entrada en vigor para la inspección y certificación de los buques y la finalización de las guías o directrices para las inspecciones, entre otros.

Para evitar la contaminación y los efectos en los ecosistemas marinos, el 13 de febrero de 2004, la Organización Marítima Internacional (OMI), adoptó el Convenio Internacional para el Control y Gestión del Agua de Lastre y Sedimentos de los Buques.

Este Convenio traza las directrices que serán observadas para minimizar la introducción de organismos exóticos y la diseminación de microorganismos patogénicos por efecto del agua de lastre.

Al mismo tiempo, se fundamenta en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR), donde se estipula que “los Estados tomarán todas las medidas necesarias para prevenir, reducir y controlar la contaminación del medio marino”.
En los requerimientos para la entrada en vigor del Convenio, está el ser ratificado por 30 países, o que el 35 % por ciento del tonelaje mundial lo ratifique, Panamá es importante, porque representa el 22% del tonelaje mundial.

Las aguas de lastre son empleadas para darle estabilidad a los buques o embarcaciones, cuando están vacíos o no llevan suficiente carga y para garantizar la navegación con seguridad. Generalmente esta agua es captada en el local de operación de la embarcación, es decir, en la zona portuaria o costera, lo que aumenta la posibilidad de captación de organismos patogénicos junto con el agua de lastre. Esta posibilidad aumenta cuando existe próximo a los locales de captación la evacuación de aguas servidas o residuales, sin tratamiento.