-Concurso Nacional de Oratoria-
QUEDA DEMOSTRADO QUE EL REGISTRO DE BUQUES DE PANAMÁ TIENE SU FUTURO ASEGURADO A TRAVÉS DEL TALENTO DE LA JUVENTUD.

20 de noviembre de 2017

Todo un país se vistió de gala para presenciar la gran final del Concurso Nacional de Oratoria cuyo lema para su décima tercera versión fue: “Panamá, 100 años de registro de buques. Uniendo puertos, mares y personas”, en donde 12 jóvenes finalistas representantes de 10 provincias y 2 comarcas, demostraron su talento y su elocuencia, además pudieron ser parte de una experiencia que dejó una huella en sus vidas, tanto en lo personal como en su futuro profesional.

“La Autoridad Marítima de Panamá (AMP), se complace este año de haber sido patrocinador oficial de un certamen que llega a la sociedad en general, pero toca de manera especial a los más de 700 mil estudiantes de educación media del país, tanto de colegios oficiales como de los planteles particulares que se inscribieron para participar, primeramente en la escogencia por su centro educativo, pasando por los certámenes regionales hasta llegar a la final,” señaló Director General de Marina Mercante, de la AMP, Fernando Solórzano.

Una ocasión tan especial merece un obsequio que perdure en el tiempo, es por ello que nos llena de orgullo entregarle al estudiante ganador del primer lugar Alejandro Moreno, del Colegio Pío XII, representante de la provincia de Chiriquí, de un presente que por sí solo recuerda el siglo que cumple nuestro país, abanderando buques, uniendo puertos, mares y personas.

Con la colaboración de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda de España, se diseñó una Medalla Conmemorativa, la misma fue grabada, troquelada y acuñada por un importante grupo de artistas de ésta fábrica, dando como resultado un producto original y digno de representar los 100 años que festejamos.

La Medalla, está presentada en un elegante estuche de joyería de color azul, debidamente personalizado con el logotipo “100 años Sirviendo al Mundo” en letras doradas, en ella se puede apreciar de una manera muy especial tres tipos de buques a saber: Gasero, Portacontenedores y Granelero, así como el símbolo representativo de la Autoridad Marítima de Panamá.

Este concurso invitó al estudiantado a sumarse a un gran desafío, que incluyó el exponer sus ideas y demostrar todo su potencial. Además brindó la oportunidad a los jóvenes de promoverse como líderes, ser agentes de cambio e influir positivamente en su futuro y por supuesto, transmitir sus ideas y conocimientos, además de sus valores cívicos y morales impactando de esta manera a toda la nación panameña, así como al resto del mundo de forma simultánea.

Uno de los principales logros y reconocimientos con el que cuenta este evento anual, dijo Solórzano es el de poder vincular a la juventud con los temas que son escogidos para ser desarrollados en sus ponencias, en este caso pudieron involucrarse y conocer un poco más a fondo la administración y funcionamiento de nuestro registro de buques, los beneficios económicos que genera al país; aunado al orgullo que brinda el que la hermosa bandera panameña ondee en los más de 8 mil buques que forman parte de nuestra flota mercante.

Además colaboró en fomentar la promoción de una cultura marítima, para que cada ciudadano primeramente conociera el funcionamiento de la marina mercante panameña, además del sitial privilegiado que tiene como potencia mundial marítima. Todo esto encaminado a salvaguardar la cultura marítima en el presente y para las futuras generaciones; y forjar la identidad marítima en la población en general.   
   
Panamá, es un país que posee una posición geográfica estratégica y privilegiada, la cual ha contribuido a que se convierta en un pilar del comercio marítimo entre las naciones del mundo.

El sector marítimo, forma parte fundamental y es considerado como uno de los motores que promueven el desarrollo socio-económico de la nación beneficiando al Estado a través de ingresos que son devueltos en obras que impactan positivamente a las comunidades más apartadas, creando nuevos caminos de penetración, escuelas, puentes, centros de salud, entre otros.
 
Los jóvenes que participaron en esta versión del Concurso Nacional de Oratoria, deben de considerarse privilegiados ya que nuestro país vive un momento de franco crecimiento en donde, ellos en los años venideros, pasarán de ser testigos a protagonistas y deberán de prepararse para cuando les toque la tarea de asumir este importante reto. 

Ellos han generado excelentes propuestas, permitiendo a todo un país concientizarse del valor de nuestros recursos: la importancia de nuestro negocio marítimo en el abanderamiento de naves y las medidas que debemos generar para garantizar nuestro liderazgo, las ventajas que puede desarrollar nuestro país tomando en cuenta su proximidad al océano Atlántico y al océano Pacífico en pocas horas, las estrategias que debemos generar para continuar con el importante sitial alcanzado por el sector portuario en la región, y los mecanismos para garantizar que Panamá sea el primer centro de formación de gente de mar a nivel mundial.
 
“Igualmente reconocemos el talento y el esfuerzo de los profesores asesores, quienes contribuyeron en reforzar el liderazgo de los estudiantes participantes y en potenciar todo su desarrollo intelectual”, concluyó el Director Solórzano.

La organización del Concurso Nacional de Oratoria, es un esfuerzo conjunto del Ministerio de Educación, la Caja de Ahorros, la Autoridad del Canal de Panamá, el Despacho de la Primera Dama, el Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos (IFARHU) y Cable & Wireless Panamá, proyecto que es administrado por la Fundación Cable & Wireless Panamá y que cuenta con el apoyo y respaldo de instituciones gubernamentales, la empresa privada, misiones diplomáticas y medios de comunicación; quienes lideran en la juventud, la oportunidad de marcar de manera positiva su vida personal y profesional a través de su participación.